Identifican cuerpo de uno de los decapitados / Enfrentamiento a balazos; un muerto y un herido / Mortal impacto en la 57 / Nueva expo de José Luis Cuevas titulada "Mundos concéntricos" / Trágico choque frontal / Se acaba agua potable / Brutal muerte de un taxista / La reelección y el 20 de noviembre / Aseguran a integrante del cartel "Los de la Sierra" / Van a prisión secuestradores /

   Buscar

Tu nombre Completo
E-Mail de tu Amigo



No se doblega el país: Calderón


Funeral de Estado a los 8 muertos en el helicóptero
El Sol de San Juan del Río
13 de noviembre de 2011
por Bertha Becerra



México ha enfrentado desafíos y grandes problemas y retos que hubieran doblegado a naciones menos fuertes, pero México es grande y fuerte. En estos momentos difíciles, eventos como éste también ponen a prueba a las instituciones. Por fortuna, la fortaleza de las instituciones de México, de su constitucionalidad, de su democracia que distribuye poderes y que establece equilibrios, pasa sobradamente la prueba de la adversidad. "Estoy absolutamente seguro de que México saldrá una vez más adelante con la fuerza de su gente", afirmó el presidente Felipe Calderón, quien enfatizó que la mejor manera de honrar la memoria de mexicanos tan valiosos como los que hoy despedimos, es trabajar unidos.

En la ceremonia luctuosa que tuvo lugar en el Campo Marte, en memoria del secretario de Gobernación, José Francisco Blake Mora y siete personas más, quienes perdieron la vida la víspera en un accidente aéreo en el Estado de México, sostuvo que "a pesar del luto que nos embarga, el Gobierno federal servirá a los mexicanos con total empeño y dedicación y con mayor ahínco aún, a partir de esta trágica circunstancia".

Ante los familiares y amigos de José Francisco Blake Mora; de Felipe Zamora Castro; de José Alfredo García Medina; de Diana Miriam Hayton Sánchez; del mayor René de León Sapién; del teniente coronel Felipe Bacío Cortes; del teniente Pedro Ramón Escobar Becerra y del sargento segundo Jorge Luis Juárez Gómez, representantes de los poderes de la Unión, gobernadores y jefe de Gobierno, alcaldes, dirigentes de partidos políticos, líderes empresariales, sindicales y sociales.

También de representantes de los medios de comunicación, entre ellos don Mario Vázquez Raña, presidente y director general de OEM: Mauricio Vázquez Ramos presidente y director general de Ovaciones; Jimena Saldaña de Aja, directora adjunta a la presidencia y dirección general de la OEM y Francisco Torres Cano, director general de ventas de la OEM, así como miembros del cuerpo diplomático y de la Conferencia del Episcopado, el primer mandatario manifestó:

"Las distintas muestras de solidaridad que hemos recibido de actores políticos de todos los signos, de representantes de medios de comunicación, de analistas, empresarios, intelectuales, de sociedad civil, de los gobernadores de las entidades de la república, de gobiernos extranjeros, de legisladores, todo ello contribuye a reforzar el ánimo que los mexicanos necesitaremos hoy más que nunca para seguir trabajando firme e incansablemente por nuestro país".

Hermosa tarde otoñal para despedir a estos servidores públicos. Un suave viento mecía la gigantesca bandera patria. Sobre la verde grama los féretros alineados y al centro el del encargado de la política interna. Sobre cada ataúd la Enseña Patria y al frente su retrato.

En la emotiva, cálida, vibrante pero sobria despedida, el presidente Calderón a quien acompañó su esposa, la señora Margarita Zavala, dijo a los poco más de mil 200 asistentes:

La mejor manera de honrar la memoria de mexicanos tan valiosos como los que hoy despedimos es seguir trabajando unidos, es seguir luchando y con mayor convicción aún, por las cosas por las cuales lucharon.

Es seguir trabajando con tenacidad y redoblado esfuerzo para transformar a México en la patria que ellos querían. Es honrándolos, potenciando las fortalezas del Gobierno y la sociedad para entregar buenas cuentas a la nación y a la historia.

Es mirando al futuro y perseverar en la construcción de esta patria más justa, ordenada y generosa en la que nos empeñamos a diario junto con ellos y con millones de mexicanos, dijo el primer mandatario.



Afectuosa despedida

Cálidas y amigables las palabras de despedida para el amigo, para el secretario de Gobernación, del que dijo que como político, jamás cayó en la vociferación, en la descalificación o en el encono. "Atinado, fuerte y a la vez sereno, nunca un desplante y nunca una declaración imprudente o fuera de lugar".

También hizo público el jefe de la nación que con Blake no sólo tuvo la satisfacción de compartir experiencias de trabajo sino también principios, valores, ideales y sueños. "Compartíamos la visión de un Estado democrático, de derecho, donde impere la justicia, la libertad y la legalidad. Por ese México Blake luchó con total entrega y por ese México ofrendó su vida".

Con mucha convicción dijo: "Sé que descansará en paz y sé también que muchos, muchos seguiremos su ejemplo de lealtad, de congruencia y de dedicación".

Del subsecretario de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos, Felipe Zamora Castro, reveló el Primer Mandatario que fue un actor fundamental en la reforma constitucional en materia de derechos humanos.

"Zamora también fue un hombre profundamente convencido de que sí es posible lograr el México que todos anhelamos".

Luego se refirió a su último mensaje en su blog en internet que decía: "Hoy mantengo la esperanza de que podemos construir un México mejor, porque soy testigo de que existen muchos ciudadanos y servidores públicos comprometidos con mi país, gente que hace política de la buena".

Y el presidente Calderón dijo: "todos recordamos hablando así a Felipe".

Descanse en paz con mis sinceras condolencias a su esposa e hijos, padres y hermanos.

Luego se refirió al "querido Tijuano", a José Alfredo García Medina, director de Comunicación Social de la Secretaría de Gobernación "y quien colaborara conmigo durante varios años: primero en la campaña presidencial y posteriormente en la Presidencia de la República.

De Alfredo, dijo que fue siempre muy trabajador. Como él mismo decía de otros, pero lo decimos ahora de él, muy entrón. Tuvo una carrera destacada desde sus tiempos universitarios en Baja California. "Sé que quienes tuvimos la fortuna de conocerlo y de tratar con él, le vamos a extrañar".



Resplandecerán como el sol

También despidió afectuosamente a Diana Miriam Hayton Sánchez, secretaria técnica de la Oficina del Secretario, funcionaria pública diligente, comprometida, cuidadosa. Siempre, siempre trabajando.

El mayor René de León Sapién, del Estado Mayor Presidencial, dijo que estaba a cargo con lealtad de la seguridad del secretario de Gobernación y lo acompañó hasta en su muerte.

"Debo decir que el mayor Sapién fue también integrante de la escolta que me brinda seguridad", dijo el Jefe de la Nación.

De los miembros de la Fuerza Aérea Mexicana, adscritos al Estado Mayor Presidencial: teniente coronel Felipe Bacio Cortés, experimentado piloto; del copiloto teniente Pedro Ramón Escobar Becerra y el sargento segundo Jorge Luis Juárez Gómez, manifestó:

"Todos ellos, militares leales a la patria, que honraron siempre el uniforme y estuvieron dispuestos, en todo momento a servir a México con su vida".

Luego recalcó que "hemos perdido a estos grandes mexicanos y, en este momento de dolor, no sólo nos recuerda la brevedad de la vida, sino la importancia de vivirla a plenitud y congruentemente en cada instante de nuestra existencia".

Recalcó que hombres justos como ellos, "espero de todo corazón y estoy seguro que donde estén ahora, tendrán la recompensa que merecen. Serán saciados de la justicia que estuvieron sedientos. Y aquí en la tierra, su ejemplo y su memoria perdurarán siempre, porque siempre, también está escrito, que los justos resplandecerán como el sol".

-Descansen en paz estos leales compatriotas, dijo el presidente Calderón.

Al término de sus palabras, el Jefe de la Nación, su esposa y los presidentes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de la Cámara de Diputados y el Senado de la República, los secretarios de la Defensa Nacional y Marina así como el jefe del Estado Mayor Presidencial y el gobernador de Baja California, montaron una guardia de honor ante el féretro de Blake Mora.

Un toque de silencio desgarrador rompió la tarde y el sonar de los tambores se hizo eco del dolor que prevalecía en el Campo Marte.

Luego, la Banda de Música interpretó la marcha fúnebre "Descansa en paz", mientras elementos militares quitaron las banderas que cubrían los féretros y tras doblarlas, las colocaron en urnas de madera y cristal.

Inmediatamente después, el presidente Calderón y su esposa se encaminaron a entregar los lábaros patrios a los familiares de los fallecidos y los grandes retratos que los identificaban.

Y en medio de aplausos, salieron los 8 cuerpos en sus féretros del Campo Marte. El sol palidecía y allá, en el poniente, comenzó a dibujarse el atardecer otoñal.

Cuarenta y ocho minutos duró esta ceremonia de honras fúnebres.


Hazle una pregunta a sanjuanense.com sobre
Tu Nombre *
E-Mail
Teléfono
Pregunta *
Código de Seguridad *
 



Derechos Reservados 2010 ® San Juan del Rio