Impresionante choque de titanes / Imparable el robo de ganado / Rescata Calzada zona comercial / Listo Luis Pérez para la Copa Bicentenario / Trágica muerte en el agua / Transporte para comunidades / Madres recibirán apoyo para casa / Muere en volcadura / Integra SSPM a más policías / Crece oferta laboral /

   Buscar

Tu nombre Completo
E-Mail de tu Amigo



Urgen a suministrar los antivirales


Segunda y última parte
Organización Editorial Mexicana
29 de abril de 2009
Miguel Reyes / El Sol de México

Ciudad de México.- Entre la perplejidad y la impaciencia el insaciable curioso Jorge Fernández de Castro y Peredo clama:

"¡Urge suministrar los antivirales sin tardanza! "Tamiflú" es droga eficaz. Mata virus. ¡Cuando se aplica a tiempo! Al principio de la enfermedad. Debe darse a toda persona que muestre un cuadro respiratorio agudo. Sin dilación. Hasta ahora limitan su distribución a personas que comprueben tener influenza. ¡Qué pérdida de tiempo!"

Estábamos en eso cuando la tierra tembló. Fue un jalón que produjo la sensación de que el asiento se deslizaba y uno perdía equilibrio.

"¡Tiembla, doctor!"

Alzó la vista. La dirigió al candil. Oscilaba.

"Venga pronto -dijo mientras casi corría. Le mostraré mi sismógrafo. ¡Apúrese!

Dejó la sala. Atravesó el comedor. Como flecha recorrió el antecomedor. Abrió la puerta de la cocina.

"Vea. Allá. Arriba. En el techo. Las sartenes.

En sus cadenas, ordenadas, relucientes las sartenes se mecían. No entrechocaban; no. Abajo, boquiabiertas la esposa del científico, su secretaria, una niña, la cocinera y la recamarera. Eran las 11:48. Temblaba.

En ese momento los teléfonos fijos y celulares se descompusieron.

Regresó Don Jorge Fernández de Castro y Peredo a su lugar de trabajo. Junto a su computadora.

"¿Tenemos a los científicos capaces de resolver este peliagudo problema?"

"Tenemos de todo... Como en todo país subdesarrollado. Y puede que hasta en algunos desarrollados. Tenemos médicos brillantísimos. De hospital y de laboratorio. De estos últimos, los que investigan fenómenos como éste a nivel molecular. De alto rango.

"Y tenemos también al médico que no sabe que no se le puede llamar "gripa" a cualquier enfermedad respiratoria aguda, sino a la producida por virus de gripa o influenza. Es lo mismo. Existen otras mil afecciones causadas por virus diferentes ¡que no son gripa! Sí -admitió- hay médicos que no lo saben."

"¿Qué nos espera, maestro?"

"Por primera vez en la Historia de México surge una conciencia pública para la prevención de un problema epidémico. Véalo. Ahí está la cooperación pública para evitar el contacto interhumano. Opino que así se yugulará la cadena de transmisión humano a humano.

"Mencionaré de paso -vale la pena hacerlo- que en pequeños conglomerados humanos el virus pasa rápido. Unos se infectan. Los susceptibles. Unos se enferman. Uno que otro muere.

"Para que haya en México 100 defunciones debe haber -sacó en limpio Fernández de Castro y Peredo- miles de casos. No todos los infectados se enferman ¿eh? Quizá pasen algunos quebrantos.

"Otra característica de este virus de la influenza es que cuando pasa por el aparato respiratorio es capaz de llegar a los pulmones y producir una "Neumonía Atípica Viral". Nuestro aparato respiratorio tiene capacidad para rechazar hasta metales que nos dañan. Mas este virus "barre" el tejido pulmonar. Deja "pelón" a nuestro Sistema Respiratorio. La Histopatología enseña; revela. Podría pensarse en una Neumonía Bacteriana... Y no. Este virus es el responsable. Por cierto que es capaz de establecer una suerte de simbiosis con el "Estafilococo Dorado".

* "Hierva el agua", recomendó Kumate y evitó el cólera

El Maestro Jorge Fernández de Castro es hombre casero; hogareño. Devoto de esposa e hijos. Disfruta por igual recitar pasajes de obras del Siglo de Oro de la Lengua Española que consentir a sus nietos y escribir poemas breves. Madruga. Antes de las 5 trabaja en el silencio de su casona. "Hace más de 30 años sembré árboles y plantas que llenan de oxígeno nuestros organismos", dice orgulloso.

"Jorge posee un talento que linda con el del genio", dice el Doctor Jesús Kumate.

Como si temiera perder una idea, el científico Fernández de Castro y Peredo atrae:

"Veamos. Aquí es preciso establecer que hay una "sutileza en el lenguaje epidemiológico" que es necesario aclarar: Una cosa es Mortalidad. Y otra letalidad. A saber: Mortalidad es la cifra que se obtiene en relación a cierto número de habitantes de un país. Digamos ¿cuántos muertos hay por cada 100 mil habitantes? ¿Cuántos de esos 100 mil habitantes mueren?

"Y Letalidad se refiere al número de enfermos que a la postre mueren. Estamos frente a un punto que debe precisarse. Leo el periódico. Dice que hay 1 mil 300 hospitalizados. Y que 100 murieron. En números redondos un 10 por ciento. Esa sería la cifra de letalidad: Un 10 por ciento."

El reportero:

"Don Jesús Kumate me contó que ante la amenaza del cólera pidió al presidente Carlos Salinas recursos extraordinarios. "Si se nos muere un turista por el cólera -le dijo- nos va a ir muy mal, Presidente". "Pues no hay dinero, Doctor. ¡Déjeme ver qué hacemos! Mientras sígale". Y el Presidente consiguió el dinero. Y el Doctor Kumate nos salvó de una catástrofe.

"¡Qué buen ejemplo puso usted! -exclamó el Médico Fernández de Castro y Peredo-. ¡Magnífico! El gran Jesús Kumate nos devolvió el hábito de hervir el agua. Estaba en el olvido. Kumate dio la pista. A Kumate se debe ese combate al cólera. Sabe mucho. Estudio en la Escuela de Ciencias Biológicas del Politécnico."

"Hablábamos de indiferencia, desinterés de las autoridades para equipar adecuadamente la investigación de la salud, Doctor..., recordó el reportero.

"Allá por los años 50 del siglo anterior la Organización Mundial de la Salud estableció un Sistema Mundial -una Red Mundial- de Laboratorios de Virología capaces de hallar los primeros virus mutantes capaces de iniciar una epidemia. Tenía como finalidad identificar dichos virus.

"Para luego aislarlos. E informar a laboratorios dedicados a la producción de vacunas. Para que se diesen a la tarea de producir millones de vacunas.

"Ante el fenómeno que nos ocupa -el virus de la influenza porcina- países como Estados Unidos se vacunan.

"Pero tampoco existe en el mundo la producción de vacunas suficientes para proteger a los habitantes de nuestro planeta."

* Escribí "Endemias y epidemias de México en el siglo XX"

Describió luego el cultivo de los virus en el laboratorio. En una estufa clínica. En atmósfera con CO2. Huevos con embrión. Uno de gallina que empolla. Contó cómo se introduce el virus. Habló de la "Membrana Corioalantoidea. Fascinante su relato. Hombre de Ciencia que llega a tener una gran familiaridad con los secretos de la vida.

"... Pero el mejor recurso que existe en el mundo contra los virus es el "Sistema Inmune" que protege al ser humano. ¡Ah, si lo agarra sin defensas... le va mal! Pero tarde o temprano el Hombre reacciona. Con su "Sistema Inmune de Células y Anticuerpos".

Reticente a criticar sañudamente a funcionarios de la Secretaría de Salud -"pues yo lo fui mucho tiempo"- el ilustrado Doctor Jorge Fernández de Castro fió en que:

"Una buena vigilancia epidemiológica... Como que hacen en Estados Unidos. Una que permite dar -casi al instante- con un caso. Aislar. Al portador. A los suyos. Cuarentena familiar. Evitar la pandemia.

"Por último -decidió el célebre catedrático Fernández de Castro y Peredo- le definiré lo que significa Pandemia.

"Es emergencia de una enfermedad infecciosa para la cual no existe inmunidad previa en ningún individuo del planeta".

"Así lo dicta la Ciencia", remató con cálida sonrisa.

Tenía algo que revelar:

"Con mi hermano Hugo reviso mi futuro libro. "Endemias y Epidemias de México en el Siglo XX". Le solicitaré a mi muy amigo el rector José Narro que la UNAM -mi casa- me lo edite. El rector Narro me conoce hace muchos años. Es hombre joven. Aunque su aspecto le da más gravedad. Espero que pronto esté listo mi libro."

Pues muchas gracias Doctor Jorge Fernández de Castro y Peredo.

Hazle una pregunta a sanjuanense.com sobre
Tu Nombre *
E-Mail
Teléfono
Pregunta *
Código de Seguridad *
 



Derechos Reservados 2010 ® San Juan del Rio