Comunidades en abandono: Gerardo Sánchez / Vuelca Trailer / Mueren dos en trágico accidente / ANUNCIAN APOYO A CANDIDATO DEL PES CARLOS MONDRAGÓN / Tráiler paraliza carretera / Rebasadas plantas de tratamiento / Aprehensión contra dos homicidas / Lobos Grises se imponen en clasificatoria de basquetbol / Sancionarán a maestros / Carreterazo /

   Buscar

Tu nombre Completo
E-Mail de tu Amigo



Un doloroso revés


Diario de Querétaro
6 de septiembre de 2009
Roger A. García

Querétaro, Querétaro.- Monterrey tuvo la suficiente certeza y capacidad para endilgarle a los Gallos Blancos su quinta derrota de la temporada en el estadio La Corregidora. Fue un 1-3 que caló en el alma de los queretanos, que tiene ratos lucidos de futbol, pero que no logran capitalizar en los momentos importantes. Eso, en una pelea por la permanencia, cuesta muy caro.

El factor Carlos Reinoso y los bajos precios de los boletos hicieron despertar a los jugadores y afición, mostrando un lleno espectacular en las zonas generales del estadio La Corregidora. Lo que sucedía en la cancha contagiaba de lleno a la tribuna. A pesar de la derrota, jugando de esta forma tarde o temprano tendrá que llegar el primer triunfo.

Primer tiempo de ida y venida. Querétaro comenzó con una incursión de Romo que apenas alcanzó a tapar la zaga rayada. Monterrey respondió con un disparo de Juan Medina que tapó de buena forma Bossio cuando los visitantes ya cantaban el primer tanto.

El equipo queretano mejoró enormidades respecto a jornadas anteriores. Estaba mucho mejor acomodado y la inyección de ánimo que proveyó Reinoso hizo que algunos jugadores elevaran considerablemente su nivel de juego. Luchaban, anticipaban, atacaban con orden, ponían ese toque de garra que no tenían en la anterior etapa.

Cuando Querétaro vivía su mejor momento de partido vino una falta de Luis Daniel Cano sobre Aldo de Nigris en plena área queretana al minuto 17, que el árbitro Julio Escobar marcó como penal. Luis Pérez convirtió a la izquierda de Bossio para poner en ventaja a los Rayados de forma inmerecida. Parecía que esto bajaría la moral del equipo local.

Querétaro siguió intentando, no bajó los brazos y, lo más importante, no perdió el orden ni la paciencia, lo que al final de cuentas dio frutos. Al minuto 32, un centro cruzado de Mauro Vila encontró la nuca de Diego Cháves, quien sólo peinó para horadar la red de Monterrey y empatar el juego.

El árbitro Julio Escobar tuvo otra jugada polémica cuando marcó una falta de Baloy, quien al parecer agredió al jugador queretano, en el área sobre Romero cuando estaba a punto de cobrarse un tiro de esquina. El silbante amonestó al jugador del Monterrey, pero no hizo caso a las protestas de los jugadores plumíferos quienes pedían pena.

Monterrey no podía creer lo que estaba pasando. Querétaro seguía atacando, siendo las bandas y los contragolpes su principal ruta de escape. Tanta era la confianza que tenían los plumíferos en el terreno de juego que el uruguayo Cháves hizo una marsellesa en plena área visitante, que por poco se convierte en gol.

En la segunda parte, Monterrey intentó controlar el partido hacia terrenos en donde le convenía, haciendo más pausado el juego. Querétaro seguía siendo más intenso a la hora de atacar, pero faltaba ese toque de tranquilidad.

Los constantes cambios de banda de Esteban González y de Mauro Vila desconcertaban a la zaga rayada. Hacía mucho tiempo que el estadio La Corregidora no se emocionaba tanto por sus Gallos Blancos.

Reinoso decidió meter la carne al asador y metió a Mauro Gerk en lugar de Diego Cháves, quien había sido uno de los mejores hombres del encuentro. Fue un cambio que le salió muy caro al Querétaro más adelante.

Romo desperdició tal vez la más clara del conjunto plumífero al tener un mano a mano frente al arquero Jonathan Orozco, pero en vez de bajar la pelota con el pie, prefirió rematar de cabeza muy débil a las manos del regio.

Inmediatamente después, al minuto 25, Monterrey se fue al frente en el marcador. Un tiro de esquina de Luis Pérez encontró la cabeza de Abraham Carreño para mandar la pelota al fondo y hacer el 1-2.

El desorden defensivo vino al equipo queretano, Abraham Carreño choca con el zaguero Raúl Rico, el rebote es ganado por el regio mandando un pase a Aldo de Nigris quien sólo tiene que colocar su disparo para el 1-3. Era el último clavo en el ataúd, la afición comenzó a abandonar el inmueble decepcionada por un equipo que, a pesar de hacer sus mejores juegos, no logra levantar.

Hazle una pregunta a sanjuanense.com sobre
Tu Nombre *
E-Mail
Teléfono
Pregunta *
Código de Seguridad *
 



Derechos Reservados 2010 ® San Juan del Rio