San Pedro, a la final / Recluido en el CERESO falso líder de inspectores / Gestionan para parques industriales / Revés a Feria de Tequis / Reporta Canirac nueve cierres durante 2013 / Al descubierto otra toma clandestina / Herido en colisión en carretera 120 / Cristalazo a unidad de José María Luévano / Salvador Olvera deja Acción Nacional / Fatal volcadura en la federal 120 /

   Buscar

Tu nombre Completo
E-Mail de tu Amigo



Sergio Uriel Ramírez Ruíz Forjador


El Sol de San Juan del Río

martes 2 de Enero del 2018

Por: Dolores Martínez

AMEALCO DE BONFIL, Qro. (OEM - Informex).- “Cuando llego a trabajar a mi taller sólo pienso que la estructura que voy formando estará ahí para siempre, por eso mi compromiso es resaltar la cultura mexicana y la del lugar en el que he crecido, o sea, Amealco de Bonfil y todo lo que representa este municipio para mí”, manifestó Sergio Uriel Ramírez Ruíz, forjador amealcense, quien desde hace 17 años crea figuras con hierro bajo el esquema tradicional, haciendo uso de un yunque y martillo de gran tamaño y peso.

El joven de 34 años, nacido en la Ciudad de México, pero habitante de Amealco de Bonfil desde hace 20 años, aprendió el oficio de herrero con un grupo de amigos en un taller en la cabecera municipal, ahí empezó a trabajar con el metal al hacer puertas, ventanas y otras estructuras que no implicarán detalles profundos.

Una vez que aprendió a moldear el hierro con  altas temperaturas que implica estar cerca de un horno incandescente, se ocupó por hacer figuras pequeñas de mayor precisión y detalle, que tuvieran significado de la identidad del pueblo que lo vio crecer.

“Me involucre tanto con rescatar el antiguo procedimiento de forja porque ahorita ya todos lo hacen industrializado a mí me gusta hacer las piezas únicas y utilizando el yunque con el martillo e irle dando forma a las piezas que deseo. Empecé a hacer espirales y volutas que es lo que tradicionalmente empiezan a hacer los herreros, pero yo aún estoy en busca de más”.

Con el propósito de perfeccionar las piezas, uno de sus familiares le ayudó a ingresar a una escuela en la capital del estado de Querétaro para aprender sobre la forja artística, en este lugar paso un año, en el que se adentró en el conocimiento de la cuchillería, objeto que más le llamaba la atención por el uso ancestral.

Su agrado por este oficio llegó a tal nivel que hizo varios cuchillos y  espadas con rasgos que se usaban en la prehistoria,  donde como cobertura utilizó pedazos de cuero sujetados con una agujeta simulando las herramientas de los antiguos cazadores.

“Lamentablemente con la industrialización el método de usar el martillo y el yunque se está perdiendo todo por sacar series grandes y ya no hay particularidad en cada objeto”.

El sueño de hacer realidad las estructuras que siempre ideó, dijo, responde al amor y a las metas que se trazó desde pequeño, primero para cargar con sus dos brazos el yunque y estar expuesto a las altas temperaturas que implica el rojo vivo del fierro para ser moldeado y tener el “poder” de convertirlo en una bella pieza única.

“Para que mi trabajo fuera valorado lo hice con mi corazón y siguiendo mis sueños porque es lo que más me gusta y me apasiona. Quiero descubrir nuevas técnicas, pero con el conocimiento ancestral que ya trabajo”.

Uno de los grandes retos que ahora tiene, es complementar el barro que se elabora en Amealco de Bonfil con el fierro y hacer sellos con la distintiva de esta tierra, haciendo alusión a la muñeca otomí, la zona boscosa, las cascadas y los detalles en el bordado de las mujeres artesanas.

También le interesa destacar la flora típica que se da en este lugar, tal es el caso de los campos plagados de mirasoles de color lila, amarillo y rojos; sin dejar de lado los alcatraces que se plantan en los patios y comercializados en otros municipios.

Subrayó que otros de sus intereses son que las nuevas generaciones se involucren en este tipo de actividades, por lo que pretende hacer talleres para los jóvenes que quieran expresarse a través de la modelación del fierro bajo el método artesanal y se sientan orgullosos de su lugar de nacimiento.

“Hacen falta escuelas de artes y oficios donde se pueda dar clases de este trabajo como la herrería enfocado a la cultura de Amealco. Quiero complementar el hierro forjado con el barro que hacen en San Ildefonso, creo que es una buena forma de apoyarnos entre artesanos”.

Sergio Uriel Ramírez Ruíz,  invitó a la población a visitar su taller en el Libramiento Rafael Camacho Guzmán número 764, Amealco de Bonfil, dónde podrán ver sus piezas y encargar trabajos únicos.


1 - 2 de 2Página: 1             
Preguntas al Vendedor - sanjuanense.com

 

Flavio Zarck

03/01/2018  01:37

¿Tendran algún correo o telefono de contacto del forjador?
Patricia Gómez

02/01/2018  09:22

Felicidades Dolores Martínez por tu reportaje interesante e inspirador


Hazle una pregunta a sanjuanense.com sobre
Tu Nombre *
E-Mail
Teléfono
Pregunta *
Código de Seguridad *
 



Derechos Reservados 2010 ® San Juan del Rio